Violencia Intrafamiliar y sus consecuencias

¿Qué es?

 

Conocemos que la violencia es utilizar la fuerza con el objetivo de lastimar a una persona, sin embargo, en ocasiones es común pensar que solamente se trata de una cuestión física cuando en realidad existen distintos tipos de violencia dentro de los cuales, se puede dañar a la persona sin necesariamente hacer uso de la fuerza.

 

Una definición según Torres (2001) es que la violencia se refiere a cualquier acto u omisión que dañe a una persona, dicho daño puede ser físico, verbal, emocional y sexual, teniendo como objetivo final provocar un daño.

 

Hay distintos tipos de violencia: psicológica o emocional, física, patrimonial, económica, sexual, violencia contra los derechos reproductivos, entre otros (Franklin & Garibay, 2013).

 

En ocasiones, la violencia llega a estar presente en la familia, convirtiéndose en algo que los miembros perciben como “natural”, debido a esto es importante estar consciente de los actos propios, así como de las interacciones familiares.

 

 

¿Cómo se presenta?

 

La violencia intrafamiliar puede presentarse de distintas maneras, ya sea entre los padres, entre los hijos o de los padres a los hijos y viceversa.

 

En el presente artículo me centraré en escribir sobre la violencia ejercida de los padres hacia los hijos, aunque es importante aclarar que, si existe este tipo de violencia, es muy probable que también esté presente entre los padres y entre los hijos.

 

También escribiré sobre las consecuencias que puede ocasionar y daré algunas recomendaciones y sugerencias para evitar que esté presente la violencia familiar.

 

La violencia física se presenta cuando los padres golpean a los hijos pensando erróneamente que “es la manera de educarlos”, esto más que hacerles un bien, les provoca un daño a corto y largo plazo.

 

Por otro lado, la violencia psicológica es más difícil de identificar debido a que no existen “evidencias”, sin embargo, en ocasiones puede ser igual o hasta más dolorosa que la física. Se puede expresar de las siguientes maneras:

  • Mediante comentarios que descalifiquen al niño, ya sea en cuanto a su manera de actuar o forma de ser.

  • Ignorándolo cuando hace o dice algo.

  • Gritarles a los hijos

  • Dirigirse hacia ellos con palabras como “tontito” o cualquier insulto.

  • Etiquetarlos con base en alguna conducta que haya tenido alguna vez (por ejemplo, si un día no hizo su cama, llamarle “flojo” en lugar de su nombre).

  • No reconocerle sus logros o criticarlos.

  • No apoyándolo en situaciones que requiera de un apoyo.

  • Humillándolo.

  • Chantajearlos de alguna manera para que hagan o no hagan algo.

  • Condicionarles el amor que les tienen (por ejemplo: decirles “si no recoges tu cuarto, ya no te voy a querer” o “si vas conmigo al supermercado, te voy a querer más”.)

 

Consecuencias de la violencia intrafamiliar

 

Al vivir dentro de un ambiente donde está presente la violencia, las consecuencias en los hijos pueden variar según la edad y las características personales de cada uno, sin embargo, es común que puedan presentarse dos situaciones:

 

Por un lado, es posible que los hijos que han crecido en ambientes familiares violentos, aprendan esta manera de convivir como algo “natural” y la repliquen en sus otras relaciones ya sea con sus amigos, maestros y posteriormente en sus relaciones de pareja/familia. Teniendo problemas para relacionarse con las demás personas debido a su agresividad.

 

La otra situación que se presentar con los hijos dentro de ambientes familiares violentos, es que pueden aprender a vivir de esta manera, pensando que es “normal” ser maltratados por los demás y es posible que, en su adultez, tengan parejas que los violentan, así como también ser víctimas de bullying en el ambiente escolar.

 

En cualquiera de las situaciones anteriores, los hijos sufren consecuencias psicológicas las cuáles son las siguientes:

  • Baja autoestima, la cual influye en distintos aspectos de su vida (escolar, social y personal).

  • Dificultad para manejar sus emociones, sobre todo el manejo del enojo.

  • Dificultades para construir su identidad (debido a la pobre imagen que se han construido de sí mismos con base en lo que los papás les han dicho)

  • Dificultades para concentrarse en la escuela y, por lo tanto, afecta su rendimiento escolar.

  • Dificultades para establecer relaciones sociales sanas.

 

 

Recomendaciones y Sugerencias

  • Como padres, reconocerles los logros que tienen sus hijos.

  • En lugar de llamarle “flojo” porque no hizo su cama, llamarle la atención sin descalificarlo.

  • Establecer los límites con los hijos de manera clara.

  • En caso de que ya exista la violencia intrafamiliar, acudir con un especialista para tratar la situación.

  • Evitar comparar a los hijos.

  • Evitar amenazas y chantajes.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square